admin  Nov.12.2016 0 Comments
Jesus Es Luz

La vida Cristiana es una vida que produce frutos, el creyente que vive con Dios y camina con Dios su vida tiene que producir frutos, el Dios que le servimos nos bendice donde quiera que estamos porque toda buena dádiva y todo don perfecto viene de nuestro Padre que está en los cielos, los que le servimos a Dios tenemos que abrazarnos de su Palabra, porque a veces nos desconcentramos cuando escuchamos muchas cosas negativas, y el cristianos debe estar atento a la voz de su padre Celestial, porque él es nuestro proveedor, el es el que nos sostiene.

La vida cristiana no es una idea, si no que sale del Corazón de Dios para que vivamos mejor que como vivíamos en el mundo, Dios nos saca de la vida que antes llevábamos y nos dice: ”mi hijo eres tú”, pero depende de la decisión que nosotros tomemos.

El Cristiano tiene que dejar de escuchar muchas voces, porque se turba, se entristece, descansemos y reposemos en Cristo que Él no cambia de parecer, Dios nos llama para bendecirnos, hay que depender de Él en todas las circunstancias de nuestras vidas, pero debemos ser firmes en la fe en Jesucristo, no importa que los vientos soplen en contra de nosotros.

Las bendiciones del creyente dependen de la Fe que tenga en Jesucristo, porque si Dios nos bendice no importa el lugar en el que nos encontremos; solo hay que creer en Él y serle fiel, porque las puertas las abre Dios, el que bendice el alma del hombre se llama Jehová, el que nos saca de la miseria y el que hace prosperar nuestros caminos es Jehová, el Cristiano tiene una cobertura del cielo no de la tierra, en todas las áreas de nuestras vidas, el cual Dios se complace siempre en bendecirnos, El apóstol Pablo hace una pregunta ¿Quién nos separara del amor de Cristo? persecución, hambre, tribulación, nada puede separarnos de su amor.

Dios amo al mundo primero y nos lo demostró no con palabras si no con hechos muriendo en la cruz del Calvario, la condición del hombre era de pecado y la paga del pecado es muerte, el hombre estaba condenado, estaba separado, no alcanzaba bendición, no era parte del pueblo de Dios hasta que Cristo el Dios todo poderoso nos ha tomado para que tengamos vida y vida en abundancia; ninguna persona puede hablar del amor si no ha experimentado la salvación a través de Cristo Jesús, el amor (AGAPE el amor incondicional).

Te invito a ser parte de esa vida fructífera con Jesús.

Pastor Silvio Tellez

Transcrito por Zulma Castro

Imprima Este Artículo Enviar por E-mail